En estos tiempos son de gran utilidad los conocimientos de programación, bien porque el trabajo te lo exige o simplemente como un pasatiempo que ayudará a despertar tu mente. De tal manera que en este post te guiaremos en el proceso de cómo crear un programa, o aún mejor tu propio programa.

Cómo crear un programa

¿Cómo crear un programa?

Desde un tiempo para acá la informática ha venido dominando o influenciando casi todas nuestras vidas. Una influencia que se observa por igual en nuestro hogar como en el trabajo.

Pero es en este aspecto de nuestras vidas, sobre todo el laboral, donde más impacto tiene este fenómeno que nos dejan los nuevos tiempos. Al extremo que hoy resulta casi imposible imaginar en efectuar una tarea sin que medie un computador en la misma.

De allí que la oferta de software -que es el medio empleado para que los computadores se encarguen de las cosas que nosotros deseamos resolver- es abrumadora. Así que por lo regular resulta muy fácil hallar una aplicación que se ajuste a los requerimientos que tenemos en un momento determinado.

No obstante, se dan casos particulares en donde conseguir un programa adecuado para que haga de manera precisa lo que requerimos no se puede. Esto ocurre sobre todo cuando nuestras necesidades son poco comunes, pues el trabajo que efectuamos es poco divulgado o practicado.

Programas para todos los equipos

Entonces sino tenemos los recursos para delegar la tarea en otra persona, nos damos cuenta que la única opción es hacer nosotros mismos nuestros propios programas.

De entrada podemos alarmarnos y hasta dudar, dado que estas herramientas demandan un elevado nivel de conocimiento a fin de lograr sacarles el mejor rendimiento. Pero más allá de las dudas iniciales, la verdad es que ya no resultan tan dificultosas de operar como antaño y ahora es muy fácil Aprender informática a nivel básico, que es lo que requieres para esta tarea que te propones.

Lo primero que debemos tener presente es el nivel de expansión de los programas actuales. Ocurre que su empleo ya no limita a los computadores, pues cada vez son más frecuentes en equipos emergentes de toda variedad.

De tal manera que el ámbito de los programas es realmente vasto, siendo empleados en casi cualquier equipo electrónico, desde los celulares hasta los automóviles modernos. No olvidemos nuestro mundo está experimentando drásticos cambios que modifican las vidas de las personas en casi todos los aspectos. Por lo cual la creación de nuevos programas se hace cada vez más necesaria.

Pero entremos en detalles y comencemos a ver algunos consejos para seleccionar los más adecuados programas para crear aplicaciones, nuestras propias aplicaciones. Lo bueno es que para esta tarea contamos con varias alternativas, únicamente tendrás que observarlas en detalle y escoger la que consideres más ajustada a tus necesidades.

Cómo crear un programa

Define lo que quieres qué sea tu programa

Lo más importante previo a iniciar el desarrollo de nuestro programa, es poner en claro nuestra idea sobre lo que realmente estamos buscando.

Recuerda que el objeto principal de un programa es ejecutar una actividad para minimizar el esfuerzo que realiza el usuario. Por este motivo podemos fijarnos como referencia la tarea que aspiramos cumplir con el programa. También conviene precisar la manera más expedita para alcanzar el objetivo.

De esta manera se puede evaluar si el programa seleccionado es exitoso, lo que también dependerá en buena medida de la utilidad que el mismo ofrezca a los usuarios que lo usan.

Descubre la necesidad

Preocúpate por descubrir cuáles son las tareas que las personas realizan con frecuencia manualmente en su computador. Esto te ayudará a orientar el programa hacia una necesidad real, luego vendrá el trabajo de optimización para que los usuarios eviten el esfuerzo.

Por ser un proceso creativo, es importante que no deseches ninguna de las ideas que te lleguen a la mente. Elabora una lista que puedas conservar. Al principio será normal que imagines cosas extravagantes o algo extrañas, no obstante es posible que dicha idea te abra el camino para algo de verdad útil.

Cómo crear un programa

Copia ideas de programas ya diseñados

Aclaramos que con esto promovemos el plagio, sólo debe servir como referencia para detectar lo que le falta a tu proyecto de programa. Aunque también permite saber en qué se puede superar el programa referencial, para que el nuestro funcione mucho mejor.

Igualmente ocurre que si analizas los programas diseñados por otras personas sobre el tema que te avoca, es muy posible que halles el enfoque correcto para tu programa.

Incluso puedes diseñar un programa muy similar a otro que encuentres en la web, siempre que el tuyo cuente con aspectos propios y sea elaborado enteramente por ti. Con esto no deben existir inconvenientes con los derechos de autor, ya que sólo el otro trabajo se entendería como un referente.

Haz el documento de diseño

Aunque pueda parecer algo de poca importancia, la verdad es que ayuda bastante más de lo que imaginamos. Esto es porque si al momento de pensar cómo hacer un programa, ya cuentas con todas tus ideas claras transcritas en el texto, te será mucho más fácil mantenerte concentrado en tu idea central.

Apunta todos los objetivos y aspectos que debe abarcar tu proyecto, además de establecer una meta básica para alcanzar con tu programa.

No es tan difícil como puede parecer, pero igual hay una gran cantidad de guías en la web que pueden orientarte en la elaboración de un documento de programa. De tal suerte que únicamente necesitarás ver uno para luego ponerte en acción.

Cómo crear un programa

Comenzar por algo sencillo

Una equivocación normal en la que inciden quienes comienzan a trabajar con programas para programar sus propias aplicaciones, es querer elaborar algo muy complicado para su nivel de conocimientos.

Si ya dispones de alguna experiencia o ya creaste anteriormente uno o varios programas, no deberías tener inconveniente con el diseño de un programa algo más complicado. Sin embargo muchos de quienes intentan su primera programación aún no cuentan con los conocimientos para un reto demasiado exigente.

Si eres de los que apenas comienzan en el mundo de la programación y por lo tanto no dominas la mayoría de los aspectos que nos ofrece la vasta historia de la informática, lo mejor será que pienses en crear un diseño lo más simple que se pueda. De esta manera adquirirás experiencia mientras avanzas en el proceso.

Es de destacar que cuando iniciamos por las cosas más simples, se nos presenta la oportunidad de ir mejorando con el tiempo nuestra creación. Sigue este consejo y verás que pronto mejoran tus inventos tecnológicos, claro que deberás redoblar esfuerzos y continuar con tu preparación.

Aprende algún lenguaje de programación

Pero todavía así tendrás que enfrentarte con escollos que te presentarán algunos fundamentos de programación propios del trabajo que te propones.

Uno de esos aspectos más difíciles, es el dominio de un lenguaje de programación. La verdad es que hay cualquier cantidad de estos lenguajes, por lo que te aconsejamos aprender sólo uno al principio.

Es cierto que podemos diseñar programas apoyados a la vez en otros programas que nos hace más sencillo ese requerimiento del lenguaje de programación. No obstante aprendiendo bien alguno de esos lenguajes nos abrirá más oportunidades en el mundo de la programación.

Cómo crear un programa

Busca un buen editor de texto

Algo relevante a tener presente es la necesidad de contar con un excelente editor de texto. Esto es porque para ser diseñados casi todos los programas primero deben ser transcritos en un editor de texto. Luego los programas son compilados para que los computadores o cualquier equipo sea capaz de ponerlos en práctica.

Pero si no cuentas con la capacidad para bajar alguno de los programas que te editen el texto, no te preocupes. Resulta que nuestros computadores vienen equipados con una libreta de apuntes o TexEdit. No obstante se aconseja descargar un editor de texto diferente, de preferencia con los programas Sublime Text, Notepad++ o JEdit.

De esta manera se permite que el código ideado para la creación del programa sea más visible y con ello su análisis sea más sencillo. En este aspecto algunos idiomas de programación, como es el caso de Visual Basic, ofrecen como ventaja que disponen de su propio editor de texto, acompañado de un compilador, ambos integrados en un solo pack de descarga.

Cómo crear un programa

Aprende a codificar con los idiomas de programación

Igualmente vale tener presente que la totalidad de los programas son creados por una técnica alineada de códigos, pudiendo estos variar desde los más complejos o los más sencillos. Esto nos indica que si queremos crear un programa debemos contar con un conocimiento al menos elemental sobre dichos códigos.

Esos mismos códigos se agrupan bajo el nombre de idiomas de programación, y hay una extensa cantidad de ellos. Pero a continuación te recomendamos los más comunes:

  • C: Comenzamos la lista con un idioma muy sencillo y fácil de entender, el cual interactúa muy de cerca con la parte física (Hardware) de nuestra computadora, no obstante de ser uno de los más añejos, continúa siendo uno de los más empleados a nivel mundial en nuestros tiempos.
  • C++: La principal diferencia de este idioma es que puede orientarse hacia los objetos, algo que no era posible en su versión anterior (C). Actualmente es el idioma más empleado y casi todos los softwares que lideran el mercado se encuentran hecho con este lenguaje. Para tener una idea basta mencionar al navegador Chrome y a Photoshop, célebre ingenio de edición de fotos.
  • Java: es esta una versión avanzada del C++ y resalta por su colosal versatilidad para la creación de programas. Su mejor ventaja es que casi todos los computadores son compatibles con Java. No obstante es empleado mayormente en el ámbito de los videojuegos, así como en los softwares destinados a las empresas. Aunque su utilidad es tal, que no se halla limitado a un campo en particular.

Cómo crear un programa

Los de última generación

  • C#: Ya con los dos idiomas más modernos o de última generación, este primero es uno muy especial, ya que se centra en los equipos con un programa Windows. Pero consideramos que la mayoría de las personas emplean este programa, nos damos cuenta que no ha tenido problemas en extenderse por el mundo.Se puede asegurar que es combinación de los idiomas Java y C++, por lo que, si dominas los anteriores se te hará muy fácil aprender este. Regularmente es empleado cuando se crea un programa destinado a productos de Windows, resultando muy ventajoso para este programa operativo.
  • Objective-C: De la misma manera que Windows creó un idioma para la programación de sus equipos, el gigante de la manzana hizo lo propio con un idioma para los equipos de su empresa. Así que si tu meta es crear un programa para un iPhone, un iPad o incluso un computador Mac, este idioma te cae de perla.

Consigue un compilador

Los compiladores, que tienen la función de un intérprete, permiten a los equipos discernir nuestro idioma de programación. Por esta razón es obligatorio tener uno si pensamos elaborar nuestro propio programa.

Pero algo que debemos tener siempre presente, es que los idiomas que son más complicados como C++, Java o una buena parte de los más nuevos, requieren necesariamente de un compilador.

No olvidemos que, en términos simples, al compilar se trabaja transformando el código que estamos transcribiendo en un formato que sea inteligible y ejecutado por nuestro computador.

Aunque parezca fácil, la elevada cantidad de compiladores disponibles actualmente, nos impulsa a considerar muchas variables cuando vamos a seleccionar uno.

Por lo general se aconseja basar nuestra decisión en el idioma que usamos e inclinarnos por un compilador que lo reconozca totalmente. Aunque de igual manera se deben tomar en cuenta las capacidades de nuestro computador y su compatibilidad con otros equipos.

Pero te advertimos que aún así, son limitados los idiomas que permiten su “interpretación” por la mayoría de los ordenadores sin que sea necesario un compilador. Entre estos encontramos el Python y Perl, quienes como los de su estilo disponen de “interprete” preinstalado para tal fin.

Cómo crear un programa

Aprende los conceptos básicos de la programación

Pero sin importar el idioma que finalmente selecciones, requerirás adquirir ciertos conocimientos elementales sobre la programación, pues te harán falta al momento de poner en práctica dicho idioma.

De esta manera, si eres capaz de comprender la sintaxis del idioma que empleas, tendrás la oportunidad de diseñar programas de mayor calidad. De tal suerte que hemos elaborado una selección de algunos de los conceptos más usuales en el ámbito de la programación. Veamos:

  • Declarar las variables: Las variables se definen como los datos alojados de manera temporal en nuestro programa. Los mismos tienen la capacidad de grabarse, transformarse y manipularse por nuestro programa, siempre que se requiera. Además suelen ser empleados para diferentes usos.
  • Sentencias condicionales: Entre estas sentencias se puede, nombrar If, else y when, las cuales se encargan de las tareas más elementales de nuestro programa de una manera predefinida. Por lo general emplean la lógica para funcionar y siempre efectúan sus trabajos por intermedio de sentencias de “True or fake”, anunciando si algo es verdadero o falso según corresponda.
  • Bucles: Estos son ficheros que permiten la repetición reiterada de una actividad efectuada por el programa. De tal manera que los bucles continuarán ejecutando la acción una y otra vez hasta que se envíe una orden para detener el bucle.

Pregunta a otras personas

Pero aún hay más consejos sobre cómo crear un programa nosotros mismos, de tal manera que ahora te recordamos que en tiempos pasados se hacía obligatorio acudir a una persona con experiencia y hacerle nuestras preguntas de manera directa.

Por fortuna, en estos días Internet se ha transformado en un instrumento de expansión de la información colosal. De manera que por esta vía podemos contactar con personas conocedoras del tema para que nos presten ayuda para cristalizar nuestro proyecto.

Hay que comprender que al momento de la creación de un programa se presentan muchos inconvenientes que obligan a pausar el proceso. Aunque por lo general esto sucede si se trata de nuestro primer proyecto. Por estos motivos es aconsejable que busques apoyo cuando te encuentres frente a un escollo duro de superar.

Desarrolla un prototipo

Pero en este post sobre cómo crear un programa no podemos olvidar un punto muy importante. No referimos a la creación de un prototipo.

Cómo crear un programa

De esta manera, una vez tengas claro cuál es el programa deseas elaborar, que ya hayas adquirido los conocimientos necesarios para desarrollarlo, pero que además hayas despejado tus dudas, lo procedente es abordar el aspecto práctico y elaborar un prototipo del programa.

Lo recomendable es que el prototipo debe contar con la totalidad de las funciones que has pensado para tu programa. Aunque si todavía no están listas o son muy complejas para ti, puedes iniciar con la función básica en la que se apoya tu proyecto de programa.

Ten en cuenta que el prototipo debe ser elaborado creado con un idioma de programación bien definido. Pero además será necesario que tenga una variedad de conceptos básicos sobre la programación, aparte de ser ejecutado por un equipo determinado.

No obstante significar un gran avance y hay que considerar que los prototipos pueden presentar muchos errores. Pero precisamente para eso se elaboran, para que los muestren con el objeto de ser corregidos.

Comienza con tu función principal

Otro aspecto importante para materializar tu propio programa, es que siempre debes estar concentrado en la idea y el requerimiento que busca satisfacer tu proyecto. Por lo cual el prototipo que elabores debe tener como objetivo acumular las capacidades necesarias para el fin último que es el programa como tal.

De tal manera que sería genial que iniciaras programando lo que sea necesario para alcanzar esta función de manera eficaz, para luego agregarle más funciones al programa.

Por lo general en este período suelen obviarse los detalles secundarios, debido a que nuestra meta es sólo hacer que la función principal se desarrolle adecuadamente. Seguro que al principio parecerá que tal decisión hace más lenta la evolución del proyecto, no obstante sucede lo contrario.

Resulta que centrarnos en la función base, aligera mucho el proceso de elaboración del prototipo, ya que si se llega a requerir algún cambio en el código para corregir un error, mientras menos complicado sea este, más fácil será modificarlo, algo que veremos con más claridad en un principio sin tantos otros detalles a su alrededor.

No descartes la ayuda de otros

Otra cosa es que cuando te encuentras por tu cuenta en pleno desarrollo de un programa, el trabajo resultará muy complejo. Incluso, al trabajar solo y si el trabajo es simple, se presentará más de una oportunidad en la que requerirás que alguien te auxilie de alguna manera.

De tal suerte que cuando te halles en el momento de la creación de tu prototipo, será el momento más adecuado para conformar un equipo, ya que con la colaboración de otras personas serán más capaces de detectar de manera oportuna posibles fallas del programa en ciernes.

Igualmente deberás tener presente que al haber más mentes pensando en el proyecto, también habrá más posibilidades de encontrar ideas novedosas que quizás no se te ocurrirán a ti trabajando como ermitaño.

Aunque en este punto vale aclarar que no es forzoso hacer un equipo cuando se elabora un programa, sobre todo cuando lo que se está gestando es un proyecto chico que no exige tanto esfuerzo. Pero aun así, algo que no se discute es, que el tiempo invertido en la culminación del programa se verá reducido ostensiblemente si logramos reunir a un buen grupo de apoyo.

No temas comenzar desde cero

Cuando ya te encuentre ejecutando el prototipo, es posible que observes que el programa ya no es lo que tú aspirabas. Si no te sientes a gusto o conforme con los resultados que vas obteniendo, no dudes jamás en rehacer el prototipo comenzando desde cero si es preciso.

Gracias a que tu proyecto se encuentra en una etapa germinal y ya deberías tener una idea precisa de lo que quieres lograr con él, descartar el prototipo actual para iniciar desde cero no debe preocuparnos en demasía. Debemos suponer que al haber avanzado hasta este punto, es porque ya contamos con los conocimientos básicos sobre el idioma y los conceptos que estamos empleando.

Así que no debemos temer, pues armar un nuevo prototipo no debería suponer más de tres o cuatro días.

Vale también señalar que este representa el momento más adecuado para efectuar cambios en nuestro programa. Resulta que las adecuaciones en las funciones más relevantes, siempre serán mucho más complicadas de efectuar si el programa ya está por culminarse.

Documenta todo

En estas instrucciones de cómo crear un programa, no podemos obviar algo que debe estar presente en todo trabajo organizado y que es propio del método científico, aunque tú no seas un nerd ni nada por el estilo. No referimos a la documentación del proyecto.

Un modo muy fácil para realizar nuestra documentación es usar la sintaxis de comentarios que tengas en tu idioma de programación. De esta manera puedes incrustar tus observaciones en las líneas de código que hayas adelantado. Así podrás alejarte por un tiempo de tu proyecto y cuando regreses poder revisar estos apuntes para retomar lo que estabas haciendo antes de irte.

De la misma manera, la documentación representa un beneficio para otros desarrolladores. Resulta que gracias a tus apuntes a estos se les hará fácil comprender el código que estás elaborando. Pero además esto es muy útil si trabajas en equipo, como ya hemos mencionado.

Otra de las maneras de hacer estas anotaciones, es deshabilitando temporalmente algunas secciones de tu código. Esto va a permitir la comprobación de zonas específicas de tu programa. Después, para reanudar las partes deshabilitas, únicamente que deberás borrar dichas notas de tu código.

Practica pruebas alfa

Ya terminado el prototipo funcional, lo que viene es la realización de pruebas para evaluar su desarrollo durante su funcionamiento. Esto nos permite  asegurarnos de que todo funciona correctamente y si ese es el caso, nuestro prototipo estará completo. En caso contrario la mayoría de las modificaciones que se pudieran realizar deberían ser pequeñas, pareciendo más una actividad de comprobación que un diseño nuevo.

Por lo general estas pruebas suelen ser presentadas más tarde al público, una vez se hayan practicado las modificaciones de rigor. A diferencia de las pruebas “beta”, el público que probará el programa es cuidadosamente seleccionado.

Consigue un equipo de pruebas

Continuando con estas recomendaciones sobre cómo crear un programa, llegamos al punto de la necesidad de un equipo para practicar pruebas en nuestro modelo.

Pero debemos tener presente que para llevar a cabo las pruebas alfa es necesario mostrar el prototipo a otras personas. Estas se encargarán de emplear el modelo de programa como si este fuera usado de manera rutinaria por un consumidor común y corriente.

Aquí se aconseja que este equipo sea lo más reducido y selecto posible. De preferencia debe estar integrado por personas con una experiencia más o menos relevante acerca del programa. De esta manera podrán darse cuenta de cualquier error o defecto en el prototipo.

Otro de los beneficios de practicar los ensayos con un grupo reducido de personas, es que la información que derive de los mismos estará centrada. Pero además tendremos la capacidad de hablar personalmente y de manera individual con cada uno de los sujetos de prueba, sobre sus observaciones.

Pero no olvides que cada vez que realices un cambio y elabores una nueva versión del programa, debes enviarla a los mismos integrantes del equipo de prueba. Estas personas evaluarán los cambios para luego darte su opinión sobre si la modificación fue positiva o no.

Para finalizar este punto, debes saber que la manera más efectiva para detectar fallas durante las pruebas alfas, es que se intente deteriorar el prototipo cuando lo están usando, al mismo tiempo que se van documentando las fallas.

Repite varias pruebas alfas sucesivamente

No te confíes si en la primera prueba no se detectan errores en el prototipo. Se recomienda practicar varias pruebas sucesivamente, pero no olvides que lo mejor es forzar el prototipo para que presente sus errores. Ten presente que los errores son el peor enemigo de los desarrolladores, de tal manera que si tienes la posibilidad de suprimirlos es bueno que asumas todas las previsiones.

Se recomienda intentar generar fallos en el código, lo que representa la mejor zona para iniciar esta tarea. En este sentido puedes efectuar actividades poco usuales con tu prototipo, como introducir exceso de datos y repetir ordenes varias veces.

Jamás se sabe cuál será el detonante de una falla, así que asume esto muy en serio e intenta dañar tu prototipo de todas las maneras posibles. Luego el trabajo será impedir que dicho daño se vuelva a repetir.

Consejos para provocar las fallas

A continuación te daremos unos consejos para obligar a aparecer los inconvenientes en el prototipo:

1.- Si tu prototipo se maneja básicamente con principios numéricos, como serían las fechas o cálculos, intenta efectuar operaciones colosales en extremo. Cuando nos referimos a las fechas, puedes tratar de buscar una o muy antigua o por el contrario demasiada adelantada en el futuro. De esta manera se puede inducir cualquier extraña reacción, que luego debe ser reparada.

Pero si el prototipo de tu programa tiene la tarea de procesar números, intenta hacerlo fallar ingresando valores en extremo elevados o colocando un orden inadecuado de factores, puede ser juntar diferentes símbolos sin la presencia de números: -x%+y∞±.

2.- Otra treta muy fácil de provocar una falla en tu programa, es ingresarle variables incorrectas. Esto quiere decir que si el prototipo está creado para comprender palabras, puedes alimentarlo con números para observar su reacción.

3.- En el supuesto de que ya dispongas de una interfaz de usuario constante, intenta pulsando en todos sitios. Aunque pueda parecer una tontería, la verdad es que esta acción resulta muy efectiva para generar errores. Resulta que por lo general se presenta el caso que el prototipo del programa no puede responder a la gran cantidad de órdenes que se le dan casi al mismo tiempo.

Repara los errores más importantes primero

Lo siguiente que te recomendamos en este post sobre cómo crear un programa, es la reparación de las fallas y errores que arroje las pruebas del prototipo.

Pero en este punto debemos advertir algo, que por lo general sorprende y abruma un poco a quienes recién han creado su primer programa. Esto es la elevada cantidad de fallos que se consiguen en las pruebas que se le practican.

Por esta causa es normal que dicho proceso centre buena parte del tiempo a solventar cada uno de los problemas que se encuentre. Una recomendación que suele hacerse a los principiantes, es que comiencen por organizar todos los errores. De esta manera se podrá intentar luego solventarlos, tomando en cuenta tanto su prioridad como la gravedad de los mismos, algo que facilita mucho el trabajo.

Por lo general, las fallas que se relacionan con la función base del prototipo suelen ser las primeras en ser corregidas. No obstante, aquellas fallas vinculadas al código deben igualmente ser consideradas como prioritarias. Su importancia radica en que pueden afectar a más de una de las secciones del programa sin que nos percatemos.

Agrega todas tus características

Llegados a este punto se hace necesario recordar el documento de diseño que elaboramos con anterioridad. En él se apuntaron los eventuales rasgos, metas y funcionalidades que deberían guiar la actividad del programa. Pues como ves ha llegado el momento de ejecutarlas.

En este lapso ya deberíamos contar con la misión base operativa por completo. De esta manera nos toca sólo dedicarnos a perfeccionar las otras de las partes del prototipo, hasta confirmar que la totalidad trabaje bien. No debes sentir temor llegado el momento de agregar las características que has pensado inicialmente para este programa, sin embargo, se recomienda no apartarse mucho del plan original que se había ideado.

Ten presente que uno de los inconvenientes más observados en la actualidad en numerosos programas creados por personas o hasta por compañías de poca experiencia, es precisamente el desvío de su enfoque original. Sucede que al anexar tantas nuevas funciones, los programas tienden a dividir su tiempo de desarrollo en excesivas características diferentes.

La presentación del programa al público

Ya cumplidos con todos estos consejos, estamos llegando al término de la senda por la que hemos buscado conocer cómo crear un programa.

Uno de los hitos más ansiados por quienes trabajan en la elaboración de una aplicación, llega cuando la misma se presenta a los posibles usuarios. Pero si esta parte puede parecer la más simple de todas, la verdad es que resulta tan o más compleja que todas las demás. De tal suerte que se aconseja considerar que hay miles de programas que se presentan al público todos los días, por lo que, hacer que el nuestro llame la atención no es cosa fácil.

Por lo general lo normal es que deseemos que nuestro programa sea ampliamente conocido, para que eventualmente llegue a tener una gran cantidad de usuarios.

Claro que para que se cumpla nuestro deseo debemos hacer que la mayor cantidad posible de personas sepa de nuestro trabajo. Como pasa con toda cosa o servicio que es presentado a los posibles usuarios para que lo adquieran, los softwares también requieren un poco de anuncio para ser conocidos lo más rápido posible por las personas.

No obstante, la publicidad se verá influenciada por una diversidad de factores, donde destacan el alcance y versatilidad que ofrezca el programa. Igualmente tendrán impacto en su momento los recursos con los que contemos. Sucede que estos nos darán la oportunidad de efectuar más y mejores acciones para dar a conocer nuestro trabajo, al tiempo que facilitan el acceso a equipos más eficaces y costosos.

Los mejores programas para programar

Pero por supuesto que en un post sobre cómo crear un programa, no pueden faltar los consejos sobre las mejores herramientas para facilitar nuestro trabajo.

Actualmente las personas que quieren crear un programa disponen de más material de apoyo que quienes intentaban la misma tarea en tiempos pasados. Aquí se destacan los programas creados de manera específica para programar.

Estas herramientas representan una novedosa oportunidad, aunque viene aparejada igual de beneficios como de ciertas desventajas para el momento de ser empleadas. Aunque nadie discute que resultan muy fáciles de usar, debido a que sólo hace falta conocerlos para comenzar a elaborar un programa.

Por fortuna para los desarrolladores, hoy en día existe una elevada cantidad de estos programas. De tal suerte que casi puede decirse que nuestra única tarea será seleccionar el que más nos convenga para elaborar nuestro propio programa. Destacan entre los más conocidos los siguientes:

Microsoft Visual Studio.NET

Este, sin lugar a dudas, es uno de los programas más completos. El Microsoft Visual Studio.NET dispone de una amplia variedad de características que se pueden incluir al momento de elaborar un programa.

No obstante al ser uno de los más completos, está ideado para la elaboración de aplicaciones exclusivas para su propio sistema operativo. Tal cosa supone un colosal inconveniente si pretendemos elaborar una aplicación capaz de ser distribuida en una amplia variedad de programas operativos y usados en distintos aparatos.

Aun así esta herramienta esta tan perfecta, que puede ofrecernos la mayoría de los idiomas de programación, entre ellos el C++, Visual C# y el Visual J#. Pero además incluso permite la utilización de su propio idioma informático.

Otra ventaja es que tiene disponible un soporte de apoyo, para cuando se requiere usar cualquiera de los idiomas que ofrece. De tal suerte que con la salvedad ya descrita, las ventajas que otorga Microsoft Visual Studio.NET parecen ser ilimitadas. Resulta que con este programa se puede desarrollar cualquier proyecto que se nos cruce por la mente.

Lo más resaltante es que sus aplicaciones no se limitan sólo a los programas de escritorio, pues incluso permite la elaboración tanto de servicios webs como de juegos, además de softwares de negocios y casi cualquier cosa que se nos venga a la mente. De igual manera vale destacar que todos los programas que deriven de él, podrán estar disponibles para todas las versiones de Windows. Inclusive son viables en otros aparatos de este coloso de la informática.

Java JDK

En sus comienzos Java fue concebido como un idioma de programación. De tal manera que su función base era encargarse del diseño y elaboración del programa para que pudiera ser empleado en casi cualquier sistema operativo. La limitante era que éste debía contar con un equipo virtual Java.

Así que desde sus inicios, Java ya se hacía conocer sobre todo por su amplia afinidad con una vasta variedad de equipos. Pero ahora recientemente creó un programa para facilitar la elaboración de contenido con su idioma, lo que supone un paso importante en un mundo tan competitivo.

Esta novel creación ofrece a sus usuarios una dependencia mínima de otros softwares, en lo que respecta a la ejecución de los programas que sean creados con él. Esto representa un colosal avance y una gran utilidad para los desarrolladores, toda vez que estos sólo requieren elaborar el código de su programa sin requerir de un traductor que los haga ejecutables en otros equipos.

NetBeans

Describiéndolo de manera básica, NetBeans es lo que se conoce como IDE, que es lo mismo que Entorno de Desarrollo Integrado libre. El mismo se emplea por los desarrolladores y podrán elaborar sus aplicaciones de escritorio, donde emplean el idioma Java derivado de un grupo de componentes llamados Módulos.

Delphi

En este caso estamos frente a un IDE de software, enfocado en la programación general con un marcado énfasis en la programación visual. Para esta tarea Delphi emplea Object Pascal como idioma, con lo que le es factible elaborar programas tanto para Windows como para el programa operativo Linux.

Algunas de las áreas más comunes en las que se emplea Delphi, son la creación de plataformas de datos cliente-servidor y multicapas; programas para consolas, programas y servicios para webs, donde se incluyen NSAPI ISAPI y CGI. Además de servicios COM y DCOM y servicios para programas operativos.

Ruby on Rails

Ruby on Rails es un marco de trabajo o framework, como también se les conoce a las estructuras, bien real o bien conceptual ideadas para servir como guía en la construcción, en este caso, de programas que se expanden para mejorar su utilidad.

En este caso específico, este framework ha sido creado para trabajar conjuntamente con el idioma de programación Ruby, que es un idioma enfocado en objetos que les aportan a los desarrolladores una coordinación parecida a la de Perl. Lo identifica la sencillez y rapidez con las que se pueden elaborar programas para la web.

La rapidez propia de este programa para a su vez desarrollar otros programas, es producto básicamente del  reempleo de un código que ya existe. En este aspecto es clave comprender la filosofía que mueve a Ruby: “Don’t repeat yourself”, que se traduce como “No te repitas”.

Esta frase nos explica que no necesitamos repetir lo que ya hemos apuntado en otro sitio del código. Esta sencilla solución hace las aplicaciones basadas en Ruby muy fuertes, aunque ligeras.

Velneo

En este caso nos referimos a un IDE dirigido a aplicaciones de negocios con plataformas de datos como CRM y ERP. Se trata de un IDE de programación completamente visual y en extremo potente. Aparte tiene la ventaja de que su curva de aprendizaje es bastante suave, lo que facilita que incluso quienes no cuentan con vastos conocimientos en el área de la programación, también puedan crear aplicaciones rápidamente.

Velneo está integrado básicamente por el IDE propiamente dicho, conocido como vDevelop. Esto es un grupo de patrones empresariales y un centro de acopio de objetos.

GeneXus

Este es un instrumento de creación multiplataforma, en el cual se hace énfasis en la capacidad para la elaboración de programas enfocados en la plataforma Windows en escritorio, así como en smartphones, tabletas y web empresariales.

El rasgo más sobresaliente de GeneXus, es que el desarrollador únicamente tiene que apuntar el código de alto nivel. Esto es porque este IDE se encarga de producir de manera automática el código requerido para ejecutar los programas en diferentes plataformas e idiomas, donde se destacan Windows, Web, equipos móviles, Visual FoxPro, Ruby, C#, el programa operativo para Android y Blackberry, además de Objective-C para los celulares de Apple.

Igualmente ofrece soporte para los DBMS más usados, como PostgreSQL,  MySQL, Microsoft SQL, Server, Oracle, IBM DB2 y Informix.

Como crear un software con la nube

Desde el inicio en este post dedicado a conocer cómo crear un programa, nos hemos centrado en resaltar principalmente el valor de elaborar un software de distintas maneras y los requerimientos necesarios para hacerlo adecuadamente.

Pero hemos dejado para esta última parte una manera diferente para elaborar un software, en la que se emplea como herramienta la nube. Vale destacar que la creación de un software en la nube, tiene como ventaja que cuando posteriormente se emplee en la red ya estará traducido de manera automática.

No obstante hay que tener presente que para tener acceso a este programa se debe disponer de Internet, ya que todos los programas que se requieren para su funcionamiento se hayan alojados en la web. Entonces iniciemos con la guía paso a paso para diseñar un software en la nube, en esta oportunidad empelando la plataforma Velmeo.

1er paso

Lo primero es activar el Visual C#, en su versión del año 2010 llamada Express Edition. Se recomienda esta versión en particular, porque dispone de una amplia variedad de herramientas, aparte de ser fácil de emplear. Acto seguido se debe crear un nuevo proyecto, para lo cual se ha de usar el enlace de la página de inicio de Velneo.

Aunque igualmente puedes acceder mediante el menú de archivos para crear el nuevo proyecto.

2do paso

Una vez se haya cargado el diálogo de proyecto, se debe precisar a qué clase de equipos deseamos dirigir el programa. Para este caso podemos seleccionar Windows Form Application. Luego se carga un nombre para el software que estamos elaborando y cliqueamos en la opción “OK”, para iniciar con lo que se referiere al diseño.

Desde este hito comenzará a cargarse el espacio general para aplicar “Visual Studio”, donde se puede apreciar en el margen izquierdo de la caja de herramientas y que será de utilidad en la parte del desarrollo. Adicionalmente, al centro de tu pantalla puedes observar el formulario del software. Mientras en la zona derecha se va a ubicar la estructura general de tu prototipo de programa, donde podrás cambiar algunas de sus propiedades de ser necesario.

3er paso

Emplea la caja de herramientas para arrastrar una etiqueta y un botón hasta tu formulario. Aquí se aconseja estudiar programas ya terminados para tratar de igualar hasta donde creas conveniente, los modelos de ventanas más eficaces. Recuerda que esto no es plagio.

4to paso

Acto seguido, hay que hacer doble clic en el botón. De esta manera se accede al área codificada que empleará nuestro programa. Al producirse esta operación, se estará produciendo de manera llana un “Evento”, el cual se encenderá siempre que alguien pinche dos veces sobre el mismo interruptor.

En el área codificada se pueden fijar diferentes comandos para que se ejecuten acciones distintas, aunque como este se trata de un simple ensayo haremos algo sencillo. Esto permitirá que corra todo el código al comenzar el evento.

5to paso

Ya por último, cierra la creación de tu programa cliqueando los comandos Ctrl + Shift + B. Esta acción específica, tiene la función de transformar todo el proyecto que has elaborado previamente en un código con la capacidad de ser comprendido por cualquier computador. Luego, dentro la misma página podemos cliquear sobre “F5”. Con esto se aprecia cómo se ejecuta tu nuevo programa en tu propio computador.

Si bien el programa que acabamos de elaborar es bastante sencillo, se puede repetir el trabajo con el “botón” y el código para hacer otros más complejos. Recuerda que con algo de pericia y conocimientos en la plataforma, se pueden elaborar programas increíbles.