En ocasiones los problemas de temperatura que puede presentar un ordenador se deben a que es necesario reemplazar la pasta térmica de los componentes que la utilizan, esto forma parte del mantenimiento necesario de estos equipos, por lo que se explicará qué es esta pasta, sus componentes y el procedimiento para reemplazarla.

¿Qué es la pasta térmica?

Una pasta térmica también es una silicona térmica, masilla térmica, grasa silicón o grasa para semiconductores que es utilizada por gran parte de los ordenadores hoy en día, realmente es un componente muy importante en la estructura de la pc porque puede lograr que el procesador funcione por mucho más tiempo que el de una pc que no tenga una pasta térmica.

En el ámbito de la Tecnología e informática este es un componente importante que tiene una presentación liquida pero muy espesa que puede ser de color blanco o gris metálico por las propiedades que tiene. A lo que se dedica es a aumentar la conducción de calor entre la superficie de los componentes de una pc, es por esto que suele aplicarse entre el procesador y la superficie que mantiene contacto con el disipador.

Una pasta térmica puede ser aplicada detrás del disipador del CPU (entre el mismo y el procesador) o sobre la tarjeta gráfica (entre ella y la base del radiador que generalmente es de cobre), no es aplicada en todas las superficies de los componentes porque contiene cierta carga de conductividad que puede perjudicar el funcionamiento de la pc si entra en contacto con circuitos eléctricos.

Aun así los chipsets de placas base en algunas ocasiones usan pasta térmica o un disipador con ventilador que se encarga de succionar el calor de la misma, así como los chips de memoria de algunos modelos de pc de determinados fabricantes.  En este sentido es el CPU, el GPU y los chipsets los que utilizan la pasta térmica entre todos los Componentes de una computadora.

Componentes

Una pasta térmica para procesadores generalmente está compuesta de químicos que combinados puedan cumplir la tarea por la que fueron unidos, sin embargo no todas las pastas térmicas son iguales hay varios tipos de pasta que tienen o componentes metálicos o componentes cerámicos, estos dos tipos son los que son más comercializados.

En general ambos tipos de pastas térmicas tienen matrices polimerizables que junto con fracciones de grasa aislada con electricidad y conductores de calor funcionan para moverlo. Contienen básicamente siliconas, epoxis y metales uretanos y acrilatos. Juntos estos componentes producen conductividad que puede ir desde los 3 hasta los 8 W (vatios por metro-kelvin) o incluso más.

Una pasta térmica con componentes cerámicos generalmente puede ser reconocida por su color blanco, ya que contiene polvo de cerámica en suspensión sobre silicona que es lo que permite que sea un líquido y no algo sólido. Sin embargo, este no es un líquido ligero, es bastante denso para facilitar su aplicación. Las pastas térmicas cerámicas son las más baratas del mercado porque recogen temperaturas muy altas y requieren de cambios más frecuentes que los que exige una pasta térmica metálica.

La pasta térmica que se produce con base en componentes metálicos además de la silicona (o una especie de silicona) como base, tiene metales como la plata y el aluminio que producen mucha más conductividad térmica que la pasta con componentes cerámicos. Esta pasta tiene como desventaja peligrosa que si llega hasta un circuito puede causar daños su conducción y la electricidad que puede generar al contacto con ellos. Estas son las más caras del mercado pero requieren menos reemplazos.

También hay pastas térmicas que tienen componentes que están basados en el diamante o algunas que tienen adhesivos que tienen como relleno óxido de aluminio o de zinc, estas no son muy recomendadas y por eso verlas en el mercado es poco frecuente.

Función

La pasta térmica como se indicó al principio, se encarga de mejorar la conducción de calor que hay dentro de lo que sería el armazón del CPU, sabiendo que algunos componentes como el procesador y el disipador generan calor que puede perjudicar su funcionamiento y el de otros componentes al aumentar la Temperatura de CPU, esto es notable cuando se siente un sobrecalentamiento en la pc.

Es por esto que la importancia de la pasta térmica radica en su función de mover el calor de los componentes a los que es aplicada. Generalmente estos son el procesador y el disipador, entre las superficies de uno y otro se aplica la pasta térmica para que el calor se mueva del procesador al disipador y que sea mucho más sencillo para este último dirigirlo al exterior y evitar el recalentamiento.

Igualmente cuando la superficie de alguno de ellos no está en buen estado o tienen alguna irregularidad la pasta térmica mejora el contacto con otras superficies y así se evitan fallas en ellas. De esta forma este material puede verse como un intermediario entre estas dos piezas, los procesadores no incluyen funciones de ventilador como los disipadores por lo que no es expulsan el calor hacia otras partes, su estructura no está acondicionada para llevar a cabo esta tarea.

Es por eso que es necesario emplear algunas herramientas para sacar el calor que genera esta y otras piezas de la pc, estas herramientas los ventiladores agregados y es la función de la pasta térmica.

función de la pasta térmica

Comprobación del estado de la pasta térmica

Las pastas térmicas entre sus componentes tienen una base líquida que puede ser una especie de silicona, sin embargo también tienen cierto porcentaje de agua (muy poco) y esta al trabajar con calor se evapora poco a poco a medida que pasa el tiempo. Es así como la pasta se hace cada vez más sólida hasta convertirse en una masa, cuando ya tiene algunos años en cualquiera de los componentes mencionados se puede romper.

El tiempo que pasará para que se convierta de pasta a masa sólida depende de la potencia con la que trabajen los procesadores pero principalmente de la calidad de la pasta, lo que varía por supuesto según su fabricante. Ya cuando pasa a masa sólida deja de funcionar y aunque puede proteger por un tiempo mínimo al procesador del calor que emita, esta dejará de rellenar los huecos que haya entre el mismo y el disipador.

Cuando se encuentra en buen estado una pasta térmica potenciará efectivamente la conductividad térmica, de lo contrario el calor se mantendrá en el procesador y se sobrecalentará cada vez más hasta que se deteriore por completo o su chip comience a fallar. El límite de temperatura que puede resistir la CPU es de 110 centígrados y algunas no resisten más de 100, cuando se encuentra en este punto se presentan los daños físicos de los componentes, es posible que se contraigan los materiales o se expandan.

Sin embargo, el daño se puede ver desde mucho antes en el funcionamiento de cada una de las piezas. Lo que hace necesario que sean reemplazados por unos nuevos. Es por esto que es vital que la pasta térmica se encuentre en buen estado y se pueda controlar un poco el flujo de calor que hay en el CPU con ella y los disipadores, una pasta térmica en buen estado (sea nueva o muy bien cuidada) puede aumentar el tiempo de vida de los componentes.

pasta térmica dañada

Lo principal para cuidar la pasta térmica y el ordenador es haciendo una supervisión de la temperatura de la pc, hay programas que fueron desarrollados para esta tarea, algunos antivirus incluyen esta función o pueden descargarse optimizadores que mostrarán tanto la temperatura del GPU y el CPU como la velocidad que tienen los ventiladores. Esto facilita el monitoreo de la temperatura, aunque puede acompañarse con un buen acondicionamiento del espacio donde se encuentra la pc.

Igualmente se puede hacer un análisis un poco más detallado, claramente esto requiere de una inversión de tiempo que puede llevar meses para llevar un control escrito de las temperaturas, este análisis implicará ver hasta qué grados llega la pc cuando se ha utilizado por más de una hora, cuando se ha llevado a cabo muchos procesos o cuando ha trabajo de forma contraria, sin realizar muchos procesos y manteniéndose encendida por poco tiempo.

También se puede medir la temperatura cuando los ventiladores que tenga integrados funcionen con la velocidad más lenta o si se tiene un aire acondicionado se puede programar a un temperatura fija y observar cómo funciona la pc. Todo esto permite controlar las condiciones en las que debe trabajar el ordenador y así acondicionar el espacio para cuidarlo mucho más y extender su tiempo de vida, además de programar los reemplazos de la pasta térmica, ya que se recomienda cambiarla pasado un tiempo.

Esta es una de las tantas tareas que se debe llevar a cabo cuando se está realizando el mantenimiento de un ordenador, esto no lo debe hacer cualquier persona pero tampoco es tan complicado hacerlo si se estudian los componentes de la pc según su fabricante y se tiene conocimiento de electrónica e informática. Porque puede ocurrir que se esté acumulando el polvo entre las piezas y solo sea necesario limpiar los ventiladores y cada parte de la pc.

Es importante tomar en cuenta que no todas las pc funcionan de la misma manera y no exigen un mantenimiento al mismo tiempo, porque el deterioro de sus componentes se da a ritmos diferentes dependiendo de su uso y de la calidad de los materiales.

Esto engloba a las pastas térmicas de la misma forma, se debe conocer la calidad de su fabricante para tener un estimado de la vida útil que tendrá, aunque generalmente duran 2 años cuando son pastas económicas. Hay otras pastas térmicas que pueden durar hasta cinco años sin que se vea un cambio completo en su composición, esto por supuesto indica un alto nivel de calidad, de cualquier forma su mantenimiento es importante.

Si no se tiene conocimiento de la calidad que tiene la pasta térmica que se compró o que vino en la pc, se recomienda ir por lo seguro y cambiarla a los dos años de uso, esto solo si se nota una temperatura elevada aunque los ventiladores estén limpios y funcionando con normalidad. Si no se tienen problemas de recalentamiento eso puede ser una señal de que no es necesario cambiar la pasta.

¿Cómo cambiarla?

El procedimiento para reemplazarla es un poco sencillo, se explicarán los pasos a seguir para hacerlo de la mejor manera siempre recordando que hay que tener mucho cuidado y paciencia.

  • En primer lugar se debe encender el ordenador y dejar que se caliente un poco activando algún proceso que ponga a trabajar la RAM.
  • Se deberá abrir la tapa del ordenador, cuidando que no tenga algún cable pegado a ella y se pueda romper al abrirla.

  • Luego de eso se debe retirar el disipador o el ventilador, esto con mucho cuidado, algunos son fijados con tornillos y otros con solapas que se retiran a presión, esto se puede reconocer si se tiene un poco de experiencia o si se ha investigado sobre ese componente en el sitio web del fabricador.
  • Cuando ya se tiene separado el disipador, se retirará también el procesador con el mismo cuidado con el que se retiró del componente anterior.
  • Se recomienda colocarlos sobre una toalla o una tela (seca) para reducir la posibilidad de que sufran algunos golpes o algo que pueda pasar sobre una superficie dura mientras se está trabajando con estas piezas, es importante evitar los golpes a cada pieza.
  • Una vez que estén sobre la mesa se deberá limpiar el procesador y el disipador para retirar alguna acumulación de polvo, luego se retirarán los restos de pasta térmica que se encuentren en ambas piezas. Esto puede hacerse con alcohol y un algodón, una toalla o papel higiénico.
  • Cuando ya estén limpias ambas partes se deberán secar completamente, para más seguridad se pueden dejar unos minutos y luego se deberá aplicar la nueva pasta térmica en una capa no muy gruesa (aproximadamente un milímetro o un poco menos). Esto puede hacerse con un palillo de madera, con papel simulando utilizar una espátula.
  • Se recomienda verificar que la pasta cubra toda la superficie del procesador y del disipador porque cuando este último es retirado en cualquier momento por otras razones a veces requieren un cambio de la pasta térmica, esto porque algunas zonas no se encuentran bien cubiertas y ahí pueden comenzar los problemas de temperatura.
  • Cuando ambas partes tengan sus capas de pasta térmica se puede proceder a armarlas nuevamente, los procesadores generalmente son colocados sin presión porque su posición correcta está marcada en cada esquina. Es importante evitar a toda costa llenar de pasta térmica la placa base o cualquier otro componente por lo explicado anteriormente sobre la conducción y la electricidad.

Aunque este procedimiento solo implica al procesador y al disipador siempre se debe reemplazar la de los demás componentes que la utilizan, si se hace el cambio de la pasta de todos los componentes se sabrá cuando reemplazarlas todas nuevamente y no será necesario hacer cambios individuales. Con el mismo cuidado deben ser retirados y se aplicará una capa de pasta térmica en cada uno, al montarlos de nuevo se debe cuidar que no se desborde a otros lados y listo.

limpieza de la pasta térmica