Los avances tecnológicos tienen como objetivo mejorar la calidad de vida del hombre, al mismo tiempo que deben satisfacer sus necesidades. En el caso de las tecnologías de la información es potestad de cada persona hacer un uso consciente de ellas, ya que ello conlleva riesgos tanto físicos como psicológicos. En el presente artículo se reseñan los más importantes Riesgos de la Tecnología de la información.

Riesgos de la tecnologia

Los Riesgos de la Tecnología de la Información

Con el surgimiento y desarrollo de las tecnologías de la información, y en particular con la aparición de Internet, se han creado novedosos escenarios donde las  relaciones personales ocupan un sitial protagónico. Tanto los servicios de Internet como sus derivados (redes sociales, blogs, foros, wikis, etc.) han devenido en canales multidireccionales y abiertos, que posibilitan que sus usuarios interactúen sin límites y de forma permanente entre ellos, al mismo tiempo que brindan innovadoras alternativas para expresarse, participar y colaborar.

Aunque lo parezca, nada de ello es gratuito, ya que implica una serie de riesgos que es de suma importancia conocer para advertirlos y actuar en consecuencia. Estos peligros se encuentran presentes en los contenidos por los que navegamos en la web, en el uso de sistemas de mensajería y redes sociales, cuando se descargan archivos, en la vulnerabilidad de los sistemas que podrían exponer nuestra información personal o bancaria, entre otros.

Mucho se ha hablado de lo que significa la adicción a Internet, la cual se define como «un patrón de conducta que se caracteriza por la pérdida de control sobre el uso de este servicio». Ésta forma de actuar puede llevar a una persona a aislarse y a descuidar sus relaciones sociales, sus estudios, sus actividades recreativas, su salud y hasta su higiene personal.

La exagerada o mala utilización de Internet puede resultar desfavorable tanto para la salud física como para la  psicológica. Suele citarse al sedentarismo como el más relevante daño afecta físicamente a un individuo. Como parte de los riesgos de índole psicológico se citan al aislamiento, ausencia de habilidades sociales, perspectiva distorsionada de la realidad, trastornos de conducta y adicción o extrema dependencia.

Algunos de los riesgos que pueden ser provocados por un mal uso de Internet y que en ocasiones son desconocidos por los usuarios jóvenes y adolescentes son el Grooming (hacer contacto con personas extrañas a través de la red), exposición a sitios de contenido sexual o Ciberbullying (acoso online).

Riesgos de la tecnologia

Riesgos de Internet

Son incuestionables las oportunidades que ofrece el servicio de Internet, tanto como facilitador de gran parte de las actividades humanas como contribuyente al desarrollo personal de sus usuarios, aún así ello conlleva una serie de riesgos. Estos no solo podemos evidenciarlos a nivel físico sino también a nivel psicológico, y que, particularmente, puede, afectar de forma negativa a la población que, además de ser la que mayormente utiliza Internet es también la más sensible a sus efectos, jóvenes y adolescentes.

Ante la ausencia de una apropiada atención de parte de los adultos, tanto niños como adolescentes, creen tener vía libre para navegar en Internet. Si el computador o la tableta no cuenta con filtros que restrinjan el acceso a sitios inapropiados, de modo accidental o cuando buscan nuevas amistades y estímulos se irán consiguiendo con todo tipo de contenidos, servicios e individuos, que pueden no ser fiables ni adecuados para todas las edades.

Y lo que suele comenzar como mera curiosidad puede terminar en una adicción ya que tanto niños como adolescentes se dejan seducir con facilidad. Desgraciadamente existen numerosos adultos que no están conscientes de estos riesgos, que ya existían parcialmente en la televisión y los videojuegos y que actualmente se han multiplicado en Internet, más omnipresente que nunca y a la cual se puede acceder en cualquier casa, escuela, cibercafé, teléfono móvil, etc.

Cualquiera de las funciones de Internet (navegación por sitos web, blogs, correo electrónico, mensajería instantánea, foros, chats, comercio electrónico, espacios para el ocio, etc.) conlleva algún riesgo, así como ocurre en las actividades que ejecutamos en el «entorno físico». Para el caso de Internet, se suelen destacar los siguientes riesgos:

Relacionados con la Información

  • Acceso a información fraudulenta y poco confiable.
  • Dispersión, en otras palabras perder el tiempo.
  • Acceso infantil a información inadecuada y perjudicial para su edad.
  • Acceso a información peligrosa, indecente, ilegal (pornografía infantil, violencia, racismo, terrorismo, etc.).

Riesgos de la tecnologia

Relacionados con la Comunicación

  • Potencial bloqueo de servicio de correo.
  • Pueden recibirse “mensajes basura”.
  • Pueden recibirse mensajes ofensivos.
  • Pérdida de privacidad.
  • Actividades ilegales: divulgar datos de terceros, plagiar, amenazar,…
  • Malas Compañías.

Relacionados con Actividades Económicas

  • Fraudes.
  • Compras que se inducen mediante publicidad abusiva.
  • Compras de menores sin autorización de sus padres.
  • Robos.
  • Actividades delictivas al vulnerar propiedad intelectual.
  • Ejecución de negocios ilegales.
  • Consumo telefónico exagerado.

Relacionados con Adicciones

  • Adicción a la búsqueda contínua de información.
  • Adicción a acceder con frecuencia las Redes Sociales.
  • Jugar de forma compulsiva.
  • Comprar de forma compulsiva.

A continuación se listan otra serie de actividades riesgosas vinculadas con el inapropiado uso del internet y a la cual suelen estar expuestos en particular niños y adolescentes:

  • Ciberbullying o ciberacoso
  • Grooming
  • Sexting
  • Phishing
  • Usurpación de Identidad
  • Ciberadicción

Riesgos Psicológicos

En los siguientes párrafos se reseñan con mayor detalle algunos de los riesgos psicológicos a los que nos exponemos con el uso de las tecnologías de información.

Exposición

Para poder complacer nuestro deseo de la libertad se necesita una enorme cantidad de datos personales para impulsar servicios como los asistentes virtuales o la publicidad personalizada. Ello nos lleva, de forma inevitable, a exponernos en demasía y a mostrar nuestras vulnerabilidades, la mayor parte de las cuales no siempre solemos reconocer o simplemente desconocemos.

Todo usuario de las tecnologías de la información debe estar siempre consciente de lo que se puede compartir, ya que en todo lo relacionado con la protección de nuestra información personal, deben prevalecer la mayor cantidad de medidas de seguridad. Tales disposiciones son trascendentales para asegurar que los datos puedan fluir y ser compartidos de manera confiable.

Dependencia

El poder con que cuenta la tecnología para extender los límites de nuestros cuerpos y cerebros proseguirá promoviendo una exagerada dependencia de ella, lo que nos conduce a olvidar destrezas físicas y mentales esenciales como la memoria, la navegación o, como ocurre en la actualidad, el cálculo mental. En contraste, el deseo por aprender se ha estado incrementando, el 50% de una población encuestada manifestó su deseo de hacerlo.

El hecho de que la cultura popular se muestre seducida por el género televisivo de supervivencia no es mera coincidencia. El encantamiento que producen los casos de supervivencia en situaciones extremas insinúa que existe un ansia por no olvidar lo qué significa ser humano y poder vivir sin la comodidad de contar servicios auxiliares como las aplicaciones móviles, Google Maps o los robots.

Aislamiento

El narcisismo suele ser adulado y fomentado por la cultura popular y la tecnología le sirve de sostén. Ello provoca que el usuario dedique la mayor parte de su tiempo en crear y mejorar su imagen personal. El anhelo de ser parte de algo o compensar inseguridades que previamente no existían son los más importantes problemas. Casi el 38% de una población encuestada aseguró haberse sentido ansiosa al ser ignorada ante la falta de respuestas a sus mensajes en redes sociales.

Los especialistas suelen comparar el raudo aumento del narcisismo con el experimentado por la epidemia de obesidad de años recientes. La psicoterapeuta Lucy Clyde señala que la vida en tiempos como los actuales es bastante difícil. Si solemos negar nuestro propio desorden, verdaderamente no podremos conectarnos con otras personas y su particular desorden. Es lo que se puede llamar una experiencia que conduce  a la soledad y al aislamiento.

Absorción

En un informe de 2016 acerca del mercado de las comunicaciones se señalaba que la población de Gran Bretaña dedicaba más tiempo a Internet que a dormir. En ese país y en apenas un año, se ha añadido una hora al tiempo diario que se le dedica a navegar en Internet, lo que no es mayor cosa si una única sesión en Snapchat puede prolongarse hasta por 20 minutos. Sorprende más aún cuando se sabe que el promedio de tiempo invertido en teléfonos móviles es de 65,3 horas, lo cual duplica el tiempo dedicado a Internet en computadores.

El 45% de la población sondeada asegura no contar con la suficiente voluntad para mantenerse alejada de las pantallas, como resultado de ello, el 42% manifiesta que su capacidad de atención se ha visto reducida. En el informe señalado, el 4% de los encuestados ha empezado a disminuir el consumo de datos de sus dispositivos. Para ello instalan herramientas como Freedom, para bloquear de aplicaciones y medios sociales, o a Go F ****** Work, una extensión para Chrome que sirve para bloquear Internet de forma temporal.

Sobrecarga

Ante la inmensa cantidad de opciones e información y vernos forzados a responder casi de forma inmediata a todo lo que recibimos, tendemos a sentirnos sobrecargados y agobiados por las experiencias que la conectividad posibilita. Adicionalmente, la sensación de sobrecarga nos lleva a abstraernos en una multiplicidad de cosas lo que nos lleva a perder el enfoque y a no aprovechar de forma adecuada lo que con ello se puede aprender.

Al tanto el 40% de la población encuestada indica que siente las secuelas físicas del uso exagerado de sus dispositivos (visión nublada, tensión en los dedos o muñecas adoloridas), el 33% sospecha que ello va a empeorar  en un futuro. Como es de imaginarse, el 41% señala estar dispuesto a disminuir el tiempo que dedica a sus dispositivos si alguien o algo contribuye con ello.

Por ahora, únicamente podemos dedicarnos a analizar y cuidar nuestro nexo social con lo digital, nuestra vinculación biológica con la tecnológica. Se espera que para el año 2030 los robots desplacen a los humanos del 30% al 35% de los puestos de trabajo que requieren de algún tipo de actividad manual; el valor de los combustibles fósiles se habrá incrementado; la IA (Inteligencia Artificial) y el IoT (Internet de las Cosas) se harán más baratos y nos hallaremos en un tiempo histórico en el que la ética y la tecnología serán de importancia trascendental.

Riesgos Físicos

Hoy día es poco factible conseguir un trabajo que no implique en cierta medida la utilización de un computador. En efecto, suele ser cada vez mayor el número de horas que invierten los usuarios ante la pantalla de un computador para ejecutar sus tareas, incrementándose con ello el tiempo que pasan sentados, que exponen sus ojos a la luz de las pantallas, que fuerzan sus muñecas al escribir por horas o para aplicar millares de clics sobre el ratón.

Pasar demasiado tiempo en Internet, delante de la pantalla del computador o divirtiéndose con juegos electrónicos puede dañar seriamente la existencia de los jóvenes. El tiempo suele pasar de forma veloz cuando nos divertimos o nos abstraemos en el mundo virtual; no obstante, todo ello conlleva un costo y, en este caso, lo que sacrificamos es nuestra salud.

Se considera que las radiaciones que emite un televisor superan a las de una pantalla, aún así se estima que los más importantes riesgos de estar delante del computador por prolongados períodos es que empiezan molestias en los ojos, como cansancio visual, enrojecimiento, visión nublada, lagrimeo, náuseas y hasta dolores de cabeza. Si no existe otra malestar que los justifique, a estos se les conoce como síntomas del «síndrome del computador».

Los movimientos repetitivos por un prolongado lapso de tiempo, puede conducir a la compresión del mediano, uno de los nervios más importantes que atraviesa por la muñeca y la mano. Ello conduce a una sensación de debilidad, hormigueo, adormecimiento y quemadura a lo que sigue un dolor penetrante. Este desorden es conocido como síndrome del túnel carpiano y es provocado por el trabajo constante en los teclados y con los ratones de los computadores

Es bien sabido por todos que llevar una existencia sedentaria puede desatar todo una serie de problemas de salud. Y, de acuerdo a ciertos estudios, son cuatro los rasgos de la salud en donde mayormente impactan las horas sentado delante de una pantalla: cáncer, diabetes, padecimientos del corazón y obesidad.

También te recomendamos estos otros artículos: